jueves, 27 de junio de 2013

Recetas literarias para un fin de curso


Participantes y educadores del Centro se dieron cita el viernes 21 de junio para celebrar el fin de curso 2012-2013 en Fuentecerrada.
Después de varios años trabajando con lecturas compartidas, clubes de lectura, grupos de animación a la lectura,... se ofreció una comida basada en recetas literarias. Nadie mejor que don Alonso Quijano para inspirarla. Cervantes ya expuso lo que solía comer su protagonista en el primer párrafo del Quijote: "Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos". Y Sancho podía echarse unas almondiguillas en el zurrón, para acompañar en las aventuras de su amo: "Acá tenemos noticia, buen Sancho, que sois tan amigo de manjar blanco y de albondiguillas, que, si os sobran, las guardáis en el seno para el otro día". También gustaban de los quesos, siendo los de Tronchón muy conocidos y apreciados en la época, así como la miel: "dos calderas de aceite, mayores que las de un tinte, servían de freír cosas de masa, que con dos valientes palas las sacaban fritas y las zabullían en otra caldera de preparada miel que allí junto estaba". Y de aperitivo, o de postre, que también se estilaban, las aceitunas: "No faltaron aceitunas, aunque secas y sin adobo alguno, pero sabrosas y entretenidas."
Así pues, entre unos y otros se elaboró una olla podrida, que se sirvió en dos vuelcos, por un lado la sopa, de la que muchos comensales repitieron, y de otro las verduras (garbanzos, puerros, nabos y zanahorias) y las carnes (ternera y gorrino, morcillas y chorizos), posteriormente se consumieron las almondiguillas, acompañadas de cebolla confitada y, de postre, queso de Tronchón con miel.
Todos los platos fueron elaborados por educadores y participantes del Centro.
















miércoles, 19 de junio de 2013

Entrega de los Premios Miguel Hernández 2012

En el marco incomparable de la Biblioteca Nacional de España, el Centro de Educación Permanente “Isabel de Segura” de Teruel ha recibido el Primer premio Miguel Hernández correspondiente a la edición de 2012.
Este premio está dirigido a reconocer la importancia que debe darse a la eliminación de las desigualdades ante la educación y a la supresión de las discriminaciones de los grupos desfavorecidos ante la formación básica, así como la labor realizada por aquellas instituciones públicas o entidades privadas sin ánimo de lucro que se distingan por su aportación eficaz a la supresión del analfabetismo, tanto el tradicional como el que pueda generar el progreso científico y tecnológico.
El acto ha estado presidido por la Secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendia y El Director General de Formación Profesional Ángel de Miguel Casas. Asistieron al mismo la Subdirectora General de Aprendizaje a lo largo de la vida y el Presidente del Consejo Escolar del Estado. El Premio ha sido recogido por Agustín Sanz, director del Centro, que ha estado acompañado por profesorado del mismo, por Mari Carmen Muñoz, Teniente Alcalde y Concejala de Educación del Ayuntamiento de Teruel y por Santiago Navarro, en representación del Servicio Provincial de Educación.
El premio, dotado con 38.000 €, reconoce la labor realizada desde el Centro con los más desfavorecidos, un proyecto iniciado en 2005 y basado en libros y lecturas que se acercan a colectivos diversos, como personas mayores, gitanas, presos, mujeres rurales, inmigrantes y jóvenes.
En el discurso de entrega el director del CPEPA “Isabel de Segura” ha destacado los valores y virtudes de la lectura, fundamentalmente como herramienta y remedio para la resolución de conflictos como la droga, la soledad o el desánimo. Los más jóvenes leen Campos de Fresas a la vez que internos del Centro Penitenciario, para hablar de adicciones, consumos y cárcel. El curioso incidente del perro a medianoche te acerca al autismo y la discapacidad de la mano de Atadi. Contra el maltrato, Susanna Tamaro y la Jefa de la Unidad de Violencia te descubren relatos desgarradores Para una voz sola. Los libros, entre rejas, despiertan conciencias e invitan a la ilusión y a mirar a los demás con ojos más limpios.
Para motivar en las lecturas han participado en el proyecto personas reconocidas, relevantes en la sociedad turolense: el alcalde lee el Disputado voto del Sr. Cayo para hablar, con parados del Taller de Empleo, de promesas y elecciones. Jesús Villel, Jefe provincial de extranjería leyó y trató de papeles o exclusión. Raquel Esteban acercó amores de cuento, letras de Alas Clarín, Benedetti, Luis del Val. También han participado Laura Cirugeda, Pascual Berniz, Concha Catalán, Natalia Sanmartín, Evaristo Torres o Armando González, entre otros.
Agustín Sanz se refirió también a los autores que han acercado sus lecturas, en primera persona, a los turolenses: Eric Frattini, José Luis Corral, Magdalena Lasala, Miguel Mena, Víctor García Antón, Lorenzo Mediano o Félix Teira y los turolenses Nacho Escuín, Antonio Castellote, Elifio Feliz, Ricardo Espín, Miguel Ángel Argudo o Ángela Ochoa.
Se habló de clubes de lectura y encuentros, de viajes literarios y del placer de leer juntos. Se presentaron las publicaciones de cuentos y recetas sin fronteras y ahora se están amasando recetas literarias. Se presentó Teruel como una ciudad patrimonio de la humanidad y, a su lado, la lectura como patrimonio inmaterial que se descubre en la calle, que se acerca al patio del penal, que conmemora el año hernandiano con recitales gitanos y que encuentra en la palabra el recurso idóneo para ser un poco más felices.
Destacó la presencia en el proyecto de los seis educadores contratados por el Ayuntamiento que han coordinado las acciones, se valoró el apoyo del Departamento de Educación y del Fondo Social Europeo y la mención especial fue para los lectores, cientos de turolenses que hacen que un libro, entre sus manos, vuelva a sentir la vida con fuerza.